Capitulaciones matrimoniales: lo que debes saber para vender tu piso

Cuando estamos enamorados y vamos a prometernos todo es maravilloso y solo nos importa estar junto al amor de nuestra vida, pasando por encima otros aspectos menos románticos que debemos de tener en cuenta.

Las capitulaciones matrimoniales pueden afectar de forma directa la venta de nuestro piso. A continuación te contamos cómo y en qué casos:

¿Qué son las capitulaciones matrimoniales?

Las capitulaciones matrimoniales son un acuerdo firmado por la pareja donde se establece el tipo de régimen económico que se va a tener a lo largo de la vida matrimonial.

Cuando una persona pasa a ser parte importante de la vida de otra persona, se empieza a pensar en crear una familia y un hogar donde ser felices. Pero tenemos que pararnos a pensar que cada persona tiene su propia economía y esto puede influir en cualquier matrimonio. Por ello las relaciones económicas que van a surgir a lo largo del matrimonio se establecen a través del contrato legal llamado capitulaciones matrimoniales.

¿Cómo afectan las capitulaciones matrimoniales a la hora de vender de un piso?

Existen dos regímenes matrimoniales en España regulados en el derecho de la familia:

  • Régimen de gananciales (la pareja actua como una sociedad y todo es al 50%).
  • Régimen de separación de bienes.

El régimen que se aplica en España a los matrimonios por defecto es el de gananciales (excepto en País Vasco, Cataluña, Baleares, Aragón y Comunidad Valenciana, donde por defecto rige el régimen de separación de bienes).

Mediante las capitulaciones matrimoniales se realiza un contrato ante notario que permite modificar el régimen matrimonial. Generalmente se utiliza para cambiar el régimen de gananciales al de separación de bienes. Esto significa que a cada cónyuge le pertenecen de forma independiente:

  • Los bienes obtenidos después del matrimonio.
  • Los bienes privativos, (adquiridos antes del matrimonio, por donación o por herencia).

Cuál es el proceso de firma de capitulaciones matrimoniales

La firma de estos contratos de capitulaciones matrimoniales se lleva a cabo delante de un notario que conceda su firma como un documento legal y estos se reúnen en un documento público como la escritura e inscribirlo en el Registro Civil.

Y si se acaba el amor… ¿Qué diferencias hay entre el régimen de separación de bienes y el regimen de gananciales?

Si termina el amor y el matrimonio desemboca en una separación o divorcio, las ventajas de estar casado en régimen de separación de bienes, en cuanto facilidades se refiere son:

  1. Cada cónyuge podrá disponer de sus bienes libremente, sin necesitar el permiso de su pareja.
  2. La facilidad a la hora de la dividir el patrimonio en caso de divorcio.

Si alguno de los cónyuges obtiene deudas, no se pone en peligro el patrimonio familiar, sólo el patrimonio de la persona endeudada.

Vender un piso en régimen de separación de bienes en Logroño

Gracias a la separación de bienes es muy sencillo dividir el patrimonio familiar entre las dos partes. Por tanto, una vez se tramita la titularidad de la vivienda, se puede poner la casa a la venta.

Para ilustrarlo mejor, vamos a revisar dos casos reales de venta de casa bajo régimen de separación de bienes:

Ejemplo: Vender una casa comprada por uno de los cónyuges

Si uno de los dos compró la casa antes del ‘sí quiero’, tras el divorcio seguirá siendo el dueño legal del inmueble.

Aunque no obstante, que la vivienda pertenezca a uno de los cónyuges no quiere decir que al separarse la vaya a recuperar de inmediato.

El Código Civil lo recoge así:

“No habiendo hijos, podrá acordarse que el uso de tales bienes, por el tiempo que prudencialmente se fije, corresponda al cónyuge no titular, siempre que atendidas las circunstancias, lo hicieran aconsejable y su interés fuera el más necesitado de protección. Para disponer de la vivienda y bienes indicados cuyo uso corresponda al cónyuge no titular se requerirá el consentimiento de ambas partes o, en su caso, autorización judicial”.

Es la situación, por ejemplo, de un matrimonio en el que uno de los miembros nunca trabajó, para vender la vivienda habría que esperar al consentimiento de ambas partes o a la pertinente autorización del juez.

Ejemplo: Vender una casa comprada por los dos cónyuges

  1. Vender la casa:

Si la casa está pagada y no hay una hipoteca, una buena opción es venderla y repartirse el dinero. Si hay una hipoteca, se vende la casa, se cancela la hipoteca y se reparten los beneficios. Ver artículo: cómo vender un piso con hipoteca.

El problema surge cuando hay una hipoteca y el dinero obtenido por la venta del inmueble no es suficiente para cancelar la deuda con el banco. Una de las opciones de la pareja es intentar negociar con el banco una dación en pago. Entregar a la entidad las llaves de la casa a cambio de cancelar la hipoteca.

  1. Una de las partes se queda con la vivienda:

Otra opción es que uno de los dos compre al otro su parte de la vivienda. Si no hay hipoteca, deberá abonar el importe correspondiente a la otra pareja.

Cuando hay hipoteca y se decide que uno de los cónyuges se quede con el inmueble hay que:

  1. Comprobar el valor de mercado de la vivienda y restar la cuantía que quede por abonar de la hipoteca.
  2. El miembro de la pareja que se queda con el inmueble asume lo que queda de hipoteca y la cuantía que le pudiera corresponder al otro cónyuge.
  3. En estos casos es fundamental la aprobación previa del banco que permita al cónyuge que se adjudica el inmueble asumir el pago del préstamo hipotecario.

Si estás pensando vender tu casa en cualquier caso relacionado con la separación de bienes, en Acinsa contamos con un equipo profesional que te asesorará y guiará en todo el proceso.

venta inmueble acinsa

Suscribete a nuestro blog para

SEGUIR INFORMADO

Suscripción

SÍGANOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES

Acinsa Inmobiliaria Logroño

Vara de Rey 9, 1ºG
26002 Logroño, La Rioja
941 80 26 84
info@acinsa.es

Categorías del Blog

Copyright © 2019 ACINSA | Propiedades inmobiliarias

Pin It on Pinterest

Share This